Curso Avanzado de Escucha Activa

Capítulo 8: Obtener las ideas principales

Obtener ideas principalesAntes de comenzar la entrevista, nos preparamos mental y físicamente para escuchar. A continuación, adoptamos la posición adecuada para oír atentamente y fijamos la mirada en los ojos del emisor. Posteriormente, animamos a nuestro interlocutor para que nos desvele sus conocimientos, aplicando las técnicas de la escucha activa. Comenzamos a captar su mensaje, tanto verbal, como no verbal. Llegado a este punto, nos encontramos ante la quinta fase del proceso de la escucha activa, cuya finalidad es obtener las ideas principales del mensaje para poder interpretarlo.

Escuchar es oír más interpretar, es decir, percibir el mensaje verbal y no verbal, y además, interpretarlo. En esta fase del proceso de escucha estamos ante la interpretación del mensaje.

La técnica para obtener las ideas principales del mensaje es: localizar las palabras clave del discurso, extraer las ideas principales relacionando las palabras clave entre sí y realizar una representación mental de las ideas principales.

El discurso contiene cientos de palabras vacías que no aportan ninguna información interesante a las ideas principales. Sin embargo, las palabras clave sustentan el contenido del mensaje. Estas palabras clave son las que nos transmiten el sentido de la comunicación. Por ello, debemos localizar las palabras clave en el mensaje del emisor.

Una vez localizadas las palabras clave, nos interrogaremos sobre el significado de estas palabras. Nos preguntaremos: ¿Qué quiere comunicarnos nuestro interlocutor? ¿Cuál es el sentido del mensaje? ¿Hay algo más detrás de sus palabras? Resolviendo estas preguntas y relacionando las palabras claves entre sí, llegaremos a obtener las ideas principales del mensaje. Las ideas principales contienen la información relevante del discurso. Nos permitirán interpretar el mensaje desde el punto de vista de quien nos habla. El sentido de las ideas descansa en la relación entre las palabras clave, el tono de la voz y el lenguaje corporal.

Finalmente, realizaremos una representación metal de las ideas que abarque el qué, por qué, cómo y para qué del discurso.

  • Con el qué definiremos la cuestión.
  • Con el por qué determinaremos las razones objetivas y subjetivas.
  • Con el cómo estableceremos las formas.
  • Con el para qué comprenderemos las finalidades del comunicado.

Durante la entrevista, si es posible, tomaremos notas para facilitar el proceso de obtención de las ideas principales. Una vez que tengamos la representación mental de una idea relevante, debemos anotarla. Al apuntar las ideas principales una a una, lograremos obtener una mayor comprensión del comunicado ya que a través del bolígrafo, el papel y las palabras escritas asimilaremos mejor el mensaje.

Un error muy frecuente, que surge al realizar anotaciones, es intentar escribir literalmente todo el discurso del emisor. Nos concentramos en apuntar lo máximo posible, en vez de prestar atención a la conversación. Por ello, sólo tomaremos notas de las ideas principales captadas.